Hermanas Agustinas Recoletas de los Enfermos

¿Como nació la comunidad?
Las hermanas Agustinas Recoletas de los Enfermos (ARE) nacimos el 18 de enero de 1985 como respuesta al llamado de Dios de ayudar a los enfermos de cáncer y para apoyar espiritualmente la obra que el Padre Sebastián López de Murga -nuestro fundador- ya había iniciado con los enfermos y sus familias nueve años atrás. Nacimos de la necesidad de la Obra, para animarla y llevarla adelante. El Padre quería que alguien se dedicara de tiempo completo a la atención de las necesidades de la Fundación en todas las secciónales. Así que, tres señoritas toman en arriendo una casa en el  barrio la Soledad en la ciudad de Bogotá, mientras tanto, nuestro fundador acude a las diferentes comunidades contemplativas para pedirles oración por este proyecto: formar una Congregación religiosa femenina. Las oraciones fueron escuchadas ya que año tras año se unieron más vocaciones religiosas conformándose la nueva comunidad de agustinas recoletas de los enfermos ARE. La cual recibió aprobación Diocesana el 11 de marzo de 1996  por el señor Arzobispo de Bogotá, Monseñor Pedro Rubiano Sáenz.
 
En el año 2010 La comunidad ARE, celebra sus Bodas de Plata (25Años).  En su amorosa asistencia a los enfermos, cumpliendo así con el propósito del Padre Sebastián López de Murga.
 
Nuestro Fundador
El Padre Sebastián López de Murga –Sacerdote Agustino- nacido en España. Llegó a Colombia el 27 de Octubre de 1931. Se distinguió por su devoción a la Santísima Virgen Maria y a los Santos de la Orden. Fue nombrado Vicepostulador del proceso de Canonización de Ezequiel Moreno. Funda una Obra Social con este nombre el 07 de Mayo de 1976 en Bogotá, Colombia. Llamado a la Casa del Padre el 3 de mayo de 1999. Recordado como un fraile virtuoso, disciplinado, exigente, prudente y amoroso, que se distinguió por su fidelidad, a la Iglesia y a la Orden.
 
¿Qué significa ser Agustina Recoleta?
Nos caracteriza, primero la vida contemplativa,  búsqueda de Dios a ejemplo de San Agustín, quien buscaba la verdad, que es Dios mismo y habita en cada ser humano. Segundo, la vida comunitaria, ya que la búsqueda de Dios nos lleva al encuentro del otro para compartir  la fe, la esperanza, y tercero, el apostolado con los enfermos, en quienes reconocemos el rostro de Cristo sufriente.
 
¿A qué nos dedicamos? (Apostolado)
Nuestro servicio va dirigido a los enfermos en quienes reconocemos la presencia de Cristo sufriente, visitándoles en los lugares donde se encuentren, normalmente en su residencia, sin discriminaciones de ninguna clase, llevando siempre un mensaje de esperanza, consuelo, calor cristiano, explicando al enfermo y su familia, la misión del dolor en los planes de la redención unidos al dolor de Cristo.
 
Pasos para ser Agustina - ARE
Tenemos varias etapas de formación, cada una de estas etapas le brinda la oportunidad a la joven de discernir su vocación. 
  • Aspirantado: Tiempo donde la joven obtiene un conocimiento básico de la Congregación, recibe los elementos necesarios que le permiten conocerse y discernir su vocación. Esta  etapa la realiza antes de ingresar a la Comunidad.
  • Postulantado:Es un tiempo privilegiado para el desarrollo de la personalidad en todas sus dimensiones. Teniendo en cuenta que es toda la persona la que deberá implicarse en el proceso  hacia la vida consagrada. Con esta etapa inicia su experiencia dentro de la Comunidad. 
  • Noviciado: Es el tiempo más fuerte de la formación, ya que es el espacio donde se invita a la  joven a que se conozca más a sí misma; que conozca la Iglesia y la realidad social; viva  la espiritualidad, carisma y misión de la Congregación. Se prepara para la primera profesión religiosa.
  • Juniorado: Con su ingreso a  la etapa de profesión temporal o juniorado, la joven libremente  ha optado pertenecer a la Congregación  A.R.E. Reconoce que posee las aptitudes para vivir las exigencias  de la vida consagrada, de acuerdo con  el carisma, la espiritualidad, las reglas y la Constitución de la Congregación, y se  prepara para la Profesión Perpetua.
 
¿Cómo puedo ingresar a la Comunidad ARE?
Hoy el Señor te invita a compartir tu  proyecto de vida con Jesús y con nosotras. Si sientes el llamado a servir puedes contactarnos y solicitar tu ingreso como aspirante en una de nuestras casas en las ciudades de Bogotá o Bucaramanga.  Compartirás con nosotras durante tres meses, en los cuales recibirás orientación espiritual, desarrollarás habilidades y ayudarás a enfermos de cáncer y sus familias.
 
Nuestra Comunidad Local
Vincúlate ya, y haz parte de nuestra Comunidad. Comunícate con nosotras en la ciudad de Bogotá, D.C. en la Calle 63 B # 21-59, Teléfonos  745 7050 - 548 4820, celular 313 292 0256  o escríbenos al correo electrónico:congregacionare@hotmail.com  - vocacionalare@hotmail.com - página web: www.hermanasagustinasrecoletas.com
 
Al interior de ARE
Oración, vida fraterna, estudios y apostolado: Los pilares de nuestra vida y apostolado son la Eucaristía, la oración y meditación diaria, personal y comunitaria, junto con la devoción a la Santísima Virgen "María salud de los enfermos" y San José; las enseñanzas de los santos especialmente San Agustín y San Ezequiel Moreno. La relación íntima con Dios constituye la vida comunitaria, pues lo que se recibe de El, es lo que se comparte con los demás; "la Comunidad es una familia unida en nombre de Dios y no por otro motivo", por lo cual debemos luchar por crear y mantener actitudes que ayuden a un verdadero clima de fraternidad. "buscaremos que el horario de nuestras actividades tengan en cuenta espacios adecuados y suficientes para la oración, el trabajo, la recreación y el descanso".
 
Dentro de las posibilidades de estudio se tiene en cuenta la formación integral, Antropológica, Teológica (Cristológica, Mariológica, Pneumatológica, Eclesiológica) y espiritualidad Agustino Recoleta, con la ayuda los Padres Agustinos Recoletos de la Provincia de la Candelaria, de las hermanas Misioneras Agustinas Recoletas y de las hermanas de la Presentación, y en centros de formación religiosa; y estudios académicos en Institutos técnicos y/o universidades. Todo con el fin de que sea una formación adecuada y sólida que responda a los desafíos y las necesidades que se nos presentan, tanto en la comunidad como en la Fundación. Y por tratarse del servicio a los enfermos a través de la Obra, nuestro compromiso es también con la animación de los voluntariados y todo el personal que trabaja en la Fundación a nivel nacional, para conservar y realizar nuestro apostolado, según el don dado a la Iglesia, recibido y transmitido por nuestro Fundador, de "visitar a los enfermos donde se encuentren, normalmente en su residencia, llevando siempre un mensaje de esperanza, consuelo, calor cristiano, explicando a los enfermos y sus familiares la misión del dolor en los planes de la redención unidos al dolor de Cristo.”